Pues bien, para “poner” una propiedad a nombre de los hijos existen principalmente tres maneras: o se lo vendemos, o se lo donamos o se lo dejamos en herencia, aunque en este último caso no estaría “a su nombre” hasta que no hayan fallecido los padres. Las tres opciones pasan por el pago de impuestos de diferentes tipos según el caso, ( Transmisiones patrimoniales, impuesto de sucesiones o impuesto de donaciones ). Asimismo  en  las tres versiones hay que pagar el arbitrio municipal de Plusvalía al Ayuntamiento correspondiente. Posiblemente la opción más barata sea la de la herencia, ya que debido a las deducciones que existen para los descendientes en muchas comunidades autónomas hace que los impuestos de sucesiones o bien sean  cero euros, o que se vean muy reducidos  con respecto a los impuestos de donaciones que resultará ser la opción más cara de todas.

Existen otras variantes más complicadas cuando se trata de sociedades familiares por ejemplo. En cualquier caso en Focus Legal abogados  estaremos encantados de estudiar su caso y asesorarle encontrando la solución más idónea para su situación.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies